Refinerías, gasolinas y automóviles eléctricos

March 9, 2018

 

 

Hoy nos encontramos "contra las cuerdas" México registró un incremento inflacionario de 16.2% en el precio de la gasolina, el gas y la electricidad, contra un salario precario de $88.00 al día el cual ha perdido el 15% de su poder adquisitivo. Cada vez nos alcanza menos y por ende el nivel de vida disminuye al mismo ritmo que los incrementos.

 

Es bien sabido que la economía mexicana depende en gran parte de la venta de petróleo, el futuro no es nada halagador, en el panorama actual este hidrocarburo ha tenido su peor momento desde 1980, con una caída en el último año del 9.6% en su producción, a lo que debemos de añadir que los precios de los combustibles dependen del mercado internacional y el 62% de las gasolinas que se venden en México son importadas, en principio porque las refinerías que hay en nuestro país trabajan a un 60% de su productividad y los ingresos por la venta del petróleo vive su peor momento con una caída del 9.6% en el último año.

 

Independientemente de las cifras negativas, se ha señalado como solución para remediar esta inercia a la inversión en refinerías, tal es el caso de lo considerado en la "Prospectiva de Petróleo Crudo y Petrolíferos 2015-2029" donde la Secretaría de Energía señala que buscaría la construcción de tres refinerías con un costo de 412.8 millones de pesos", las cuales tienen proyecciones para el año 2029 y que los frutos y beneficios que se obtendrían sin duda se encuentran a más de 15 años, pero tenemos que pensar si nuestra sociedad podrá económicamente soportar todo ese tiempo con condiciones como las que prevalecen hoy en día.

 

¿Será acaso una solución a largo plazo la construcción de nuevas refinerías? Veamos. A nivel mundial se prevé que para el año 2030 la tendencia de movilidad cambiará y el uso de automóviles eléctricos prevalecerá al incluso tener un costo menor y mayores ahorros que los de combustión.

 

Diversas empresas a nivel mundial ya están vislumbrando este panorama e invierten grandes recursos para la fabricación de baterías o coches eléctricos, un ejemplo es la empresa Telsa, que está apostando toda su producción a coches 100% eléctricos. Además Bloomberg New Energy Finance está presentando un nuevo estudio que nos arroja el panorama acerca de este futuro eléctrico, donde se estima que de aquí al año 2021 la producción mundial de baterías será de más del doble, algo que veremos reflejado en una disminución en los precios de los coches, la carga de baterías y, por supuesto, la adopción de esta tecnología sobre todo en ciudades que sufren de contaminación, es visible de manera concreta esta proyección a futuro en donde además China se apuntala a ser el número uno del rubro, ya que solo en 2016 incrementó la producción de baterías para autos eléctricos en un 66%; la transición energética debe ser integral y por ende debemos estar preparados, tomar decisiones acertadas y apostar al interés general, en los próximos años se irán desplazando los automóviles de combustión interna y disminuyendo por lo tanto la demanda de gasolinas, demostrándose así que la inversión en refinerías debió haberse realizado hace más de 20 años.

 

No hay duda, a mediano plazo el panorama es apostar por autos eléctricos. A corto plazo deben llegar soluciones reales y que tengan impacto en los bolsillos de los ciudadanos, tal es el caso del Etanol como una alternativa sustentable, en donde hemos propuesto modificar la NOM-016-CRE-2016 para que permita el uso de etanol al 10% en su mezcla con gasolina, y con esto tener una reducción en precios de la gasolina de $1.50 por litro a $ 2.00 por litro, ya que actualmente se utiliza el oxigenante MTBE que se encuentra comprobado que ocasiona cáncer y que es exportado de Estados Unidos, por lo tanto si Pemex sustituyera el MTBE que es el actual oxigenante de gasolinas por etanol, se tendría un ahorro de $900 millones de dólares anuales, además de incrementar los octanos de las gasolinas, dando como resultado una mejor calidad y rendimiento, contando así con una mejor gasolina a un menor precio, detonando la economía del campo al tener como materia prima la producción a la caña energética y donde la SAGARPA informó que actualmente se estima que hay 4.8 millones de hectáreas de tierras cultivables en desuso para producción de etanol, por lo que en nuestro país existen las condiciones y capacidad productiva para oxigenar con este biocombustible las gasolinas de todo el país.

 

El futuro inmediato se encuentra resuelto en el etanol, en este momento no se pueden revertir los errores del pasado, pero es un error aún mayor no poner soluciones concretas y efectivas, dejando que la especulación y las hipótesis generen una esperanza de bienestar que difícilmente llegará.

 

Requerimos una política pública energética eficiente y con visión de futuro, estamos a punto de lograr el uso de Etanol en zonas metropolitanas y seguiremos abogando por las reformas que hagan posible una democracia energética que precipite los muros de la corrupción. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square