UAEM tiene todo listo para producir biodiésel de algas

December 19, 2017

Reduce hasta 75 por ciento las emisiones hacia la atmósfera y se alimentan con bióxido de carbono, reduciendo el efecto invernadero.

 

La necesidad de contar con combustibles limpios, amigables con el medio ambiente y evitar la distracción de alimentos, ha orillado a los investigadores a buscar insumos de tercera generación como las algas, que además de reducir hasta 75 por ciento las emisiones a la atmósfera, se alimentan de bióxido de carbono. En la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), ya tienen todo listo para escalar a la producción industrial y producir biodiésel a partir de algas que solo producen agua como residuo de la combustión y se alimentan de bióxido, un precursor del efecto invernadero.

 

Para ello requieren de cerca de 10 millones de pesos que se podrían pagar en menos de un año, evitarían el uso de granos o caña de azúcar y reduciría la dependencia del petróleo, con una tecnología limpia, más económica y benévola con los motores y atmosfera, indicó Víctor Varela Guerrero, promotor de este proyecto en el Centro de Investigación en Química Sustentable (CIQS).

 

Esto se traduce como una necesidad en un país donde la Secretaría de Energía reporta un consumo de 785 mil barriles de gasolina diarios, con un crecimiento exponencial del parque vehicular que el Inegi reportaba, en 1980, en 5.7 millones de unidades y hoy es cercano a los 40 millones; que al final se traducen en toneladas de contaminantes al aire, especialmente de bióxido de carbono que supera los 150 millones de toneladas anuales y convierte a México en una de las naciones de mayor generación en el mundo

 

No desperdiciar alimentos Los estudios de la UAEM llevan más de cinco años. Inicialmente trabajaron con la recolección de aceite reciclado que usan los restaurantes de Toluca, luego aceite de carros, pero después de varios estudios concluyeron que las algas les generan mayores beneficios y también un componente natural que ayudará al medio ambiente. Los especialistas destacan que los insumos son, en primera etapa, la caña de azúcar, el sorgo, la remolacha, la yuca y el agave; en una segunda instancia son los residuos de cultivos, la madera, pastos, residuos municipales y en una tercera las algas, donde se incrusta el trabajo del Centro de Investigación en Química Sustentable (CIQS). Los desarrollos actuales se han enfocado a cultivos de palma de aceite, jatropha, higuerilla y caña de azúcar que son usados en algunas plantas, otras se han enfocado al uso de grasa animal, tomando en cuenta la existencia de superficies aptas que podrían dedicarse a la mejora de los combustibles que hoy tienen en jaque muchas zonas del país por su alto nivel de contaminación, sobre todo el Valle de México donde la calidad del aire es alarmante. La Secretaría de Medio Ambiente del gobierno estatal indica que el factor de emisión por vehículo es de 285 gramos de bióxido de carbono por kilómetro y en promedio cada unidad que transita en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), recorre 35 kilómetros diarios. Sin embargo, el uso de alimentos para producir biocombustible es cuestionado por algunos especialistas sobre todo cuando hay déficit de éstos en México. 

 

Esto ha orillado a los investigadores a buscar otras alternativas como en su momento fue el uso de aceites quemados, aunque estos están prácticamente cautivos para otras actividades de re uso, por lo cual la última alternativa –hasta el momento- es utilizar algas que además cumplirían una doble función ambiental al consumir bióxido de carbono como alimento para su reproducción y generar un combustible limpio que impactaría de manera directa al combate a la contaminación por la reducción significativa de las emisiones contaminantes al medio ambiente por ser usado en vehículos automotores. El secretario académico de la Facultad de Química, Víctor Varela Guerrero, destacó que la materia prima, el alga, tiene un gran porcentaje de aceite y se puede producir y reproducir a bajo costo, sin distraer alimentos básicos como el maíz o algún otro producto que tanta falta hacen en la entidad. "Con el uso de las algas hay otro beneficio extra porque quitamos contaminantes. Primero tenemos que destacar que las algas no son un producto alimenticio que nos pegue como sociedad porque muchas empresas lo que hacen es tener un aceite de un producto vegetal como el coco, el maíz, algunos otros como la caña de azúcar, pero todo eso es útil socialmente y las algas no; además se comen el bióxido de carbono y reducen con ello un gran problema en el país y el mundo entero" apuntó el especialista.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square