Investigan la bioturbosina para industria aeronáutica

July 5, 2017

El Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica, IPICYT, lidera un clúster de bioturbosina, bajo la dirección de David Ríos Jara, Coordinador del Centro de Investigación, Innovación y Desarrollo para las Zonas Áridas, en el que empresas privadas, centros públicos de investigación, nacionales e internacionales, están desarrollando investigación para el uso de este combustible en la industria aeronáutica.

Actualmente, nuestro país consume más de 3 mil 200 millones de litros anuales de combustible de aviación. Los científicos potosinos están invirtiendo su tiempo en la investigación de biomasa y biocombustibles y, en la segunda década del siglo XXI, la bioturbosina va por buen camino para competir por un porcentaje del uso total de combustibles destinados a la aviación.

Aunque el cambio climático es una realidad, nuestro país, principalmente la industria de la aviación, tiene una gran preocupación y compromiso por producir biocombustibles para reducir el dióxido de carbono -CO2- en el ambiente, a diferencia de los automóviles, los aviones sólo pueden volar con combustible líquido, por lo que implementar alternativas de energía solar, eléctrica o híbrida, no es posible.

A diferencia de las gasolinas tradicionales para aviones que se extraen del petróleo, es obtenido a partir de recursos naturales como plantas. Los cuatro ejes de acción de este clúster se basan en la identificación de biomasa adecuada, la transformación más apropiada para la biomasa, análisis del ciclo de vida y sustentabilidad, comercialización del combustible.

Desde el organismo científico se indica que para el desarrollo de este proyecto, se utiliza un tipo de planta que no le sirve de alimento al ser humano y no se puede cultivar en espacios destinados para su consumo, con el fin de no competir con la tierra, además de ser parámetros internacionales que se plantearon para que el biocombustible sea una práctica aceptada. Por otra parte, se debe generar más energía de la que se utiliza, por ello es sustentable.

Los expertos pretenden producir 16 mil litros al día para aproximadamente ocho vuelos trasatlánticos, integrar esfuerzos, experiencias y capacidades de diferentes instituciones nacionales y algunas extranjeras; formar recursos humanos de alto nivel, difundir e integrar a otros actores nacionales e internacionales, como el Congreso Nacional de Bioenergía y el Sistema Integral de Control y Seguimiento del Proyecto.

La investigación que se gesta desde el IPICYT, busca reducir considerablemente la generación de emisiones de CO2, producir empleos e impulso a la economía local, activación de campos de desuso, como medios de cultivo para la producción de biomasa, dando un valor a la tierra de manera sustentable con tecnología nacional, la disminución del riesgo de desequilibrio ecológico, entre muchas otras ventajas.

 

 

 

VIA: EL SOL DE SAN LUIS.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square